Artículo

Teoría del Apego- Parte I

En el ámbito de la intervención clínica y psicosocial es frecuente recurrir a la Teoría del Apego para explicar la relación entre un niño y sus cuidadores.

John Bowlby propuso una concepción relacional del ser humano (el niño viene al mundo preparado para establecer un estrecho lazo de unión con una figura de cuidado) sostenida por un marco conceptual de gran interés.

Las aportaciones de Mary Ainsworth permitieron la expansión (conceptual y académica) de la Teoría del Apego. La forma habitual de clasificar los tipos de apego se asienta en la propuesta de Ainsworth, al distinguir entre apegos seguro, evitativo y resistente-ambivalente.

La descripción de estos se basa en la respuesta de los niños a un procedimiento de laboratorio conocido como “Situación Extraña”, en la que el infante es sometido a una serie de separaciones y reencuentros con su figura de apego.

Hay niños que se dirigen con rapidez a la madre cuando vuelve y se sienten a gusto con ella (“apego seguro”); otros no muestran malestar al quedarse solos, y evitan o ignoran a la madre en el reencuentro (“apego evitativo”). Finalmente, algunos niños no se alejan de la madre, protestan enérgicamente por la separación, y no llegan a calmarse en el reencuentro (“apego ambivalente-resistente”).

Más info:”El apego. Más allá de un concepto inspirador”
http://www.revistaaen.es/index.php/aen/article/view/16107/1