Artículo

Arte, mente y sociedad

¿Qué entendemos por arte?

Dar un concepto único de arte es prácticamente imposible, ya que los valores estéticos que lo definen no son fijos y se rigen por factores externos correspondientes a la época, lugar y momento histórico en que se desarrollaron, así mismo, su función y características se alteran a través del tiempo.

Cuando nos enfrentamos a un objeto o fenómeno, y queremos hablar de sus cualidades artísticas e intentar clasificarlo como arte, debemos tomar en cuenta lo que era considerado arte en la época en la que fue creado, los criterios del gusto, la ideología y los intereses de quienes fijan esos criterios, en tiempos en que la obra fue creada y en el momento actual en el que intentamos definirlo o hablar de él.

El arte no son formas y colores, el arte es la producción de representaciones que por medio de elementos estéticos buscan generar significados . El arte debe asumir la responsabilidad de ayudar a encontrar la verdad en el mundo, de hablar de la realidad del momento en que se da. Los artistas de cada época han de cambiar el arte y sus valores para adaptarlo a la sociedad y a los acontecimientos históricos, científicos y culturales en que se inserta (1).

El arte y el desarrollo de la mente

El objetivo del aprendizaje y la enseñanza artística no es formar artistas, sino influir positivamente en habilidades que puede fomentar el arte, como son “…sensibilidad, percepción y creatividad que a su vez propician un tipo de pensamiento, actitudes y valores que resultan deseables en el mundo actual […] Actitudes como tolerar la diversidad, explorar lo incierto, aplicar un juicio flexible para interpretar los fenómenos que nos rodean, valorar lo que sentimos e intuimos, explorar el mundo interior y enfrentar retos diversos…” (2)

La relación del arte con el desarrollo de la mente, se refleja en el fomento del pensamiento artístico. El pensamiento artístico desarrolla habilidades como la sensibilidad, la percepción y la creatividad, y permite al niño establecer una relación entre la forma y el contenido, permitiéndole vincular sus propias ideas para transmitir de la mejor manera posible lo que desea expresar. El pensamiento artístico dota al niño de armas que le ayudarán a acompañar un mensaje y sustentarlo de la mejor manera posible. Esto mediante el acercamiento a las obras de arte y su sensibilización ante éstas y sus medios(3). A través de identificar cualidades específicas del medio que los rodea, las artes buscan afinar los sentidos de los estudiantes para que su capacidad de experimentar su entorno sea más compleja y consiente. En cuanto a la creatividad, hay que resaltar el desarrollo de habilidades y técnicas en la búsqueda de solución de un problema, como puede ser el de buscar una vida más tranquila dentro de una sociedad llena de conflictos de todo tipo, como sucede en casi todo nuestro país.

La función social del arte

Las artes conforman un sistema simbólico, que actúa en forma de red de transmisión de significados y que permiten la creación de sistemas culturales. Por medio del arte se puede tomar conciencia individual para luego construir la relación entre su propia identidad y las representaciones sociales sobre el mundo.

El contacto con las artes, promueve a través de la experiencia y la reflexión, el desarrollo de un criterio autónomo, lo que permite también relacionarse con el entorno inmediato y la cultura; el arte permite descubrirse único en medio de un mundo diverso, permite respetar las diferencias e identificar el valor de nuestra cultura.
Además de que las artes fungen como fuentes y medios para generar cambios sociales, tienen la función de incrementar y orientar los valores demandados socialmente y generar experiencias simbólicas que permitan el desarrollo de una identidad comunitaria.

Las artes conforman un sistema simbólico, que actúa en forma de red de transmisión de significados y que permiten la creación de sistemas culturales. Por medio del arte se puede tomar conciencia individual para luego construir la relación entre su propia identidad y las representaciones sociales sobre el mundo. (4)

Referencias:
(1) Hernández, Fernando. Educación y cultura visual, Barcelona: Octaedro EUB, 2003, p. 258.
(2) Reforma de la Educación Secundaria. Fundamentación curricular. Artes. SEP: México, 2006, p. 9.
(3) Educación básica secundaria. Artes. Artes visuales. Programas de estudio, 2006, México: SEP, primera edición, 2006, p.13.
(4) Ibidem